La Mayonesa no es mayonesa, y otras historias

DSC_0487

Por fin tenemos internet en casa! Y tele! Ya puedo escuchar el grugrugru todo el día (en casa, ya que en la oficina nadie habla, ehm).


Ya nos estamos estabilizando en nuestra cotidianidad, venimos a trabajar en bici, hace sol y el lunes empezamos con nuestras clases de francés. One-to-one. Os mantendré informados.

DSC_0484
El fin de semana pasado salimos en exploración del territorio local, y llegamos hasta Palavas-les-flots, viendo por fin el mar Mediterráneo. La previsión era “niebla pronto por la mañana, se abrirá a partir de las 10”. Por supuesto no levantó pero el paseo, de unos 12 km de ida y 12 de vuelta, fue muy agradable. Es la suerte de vivir en el campo (aunque la gente de aquí se crea de ciudad, esto es igual de campo que Alessandria, a mí no me engañan). Por supuesto la playa estaba en modo invierno: tristeza absoluta, viejos paseando y mar y cielo gris. Odio la playa en invierno, menos la gallega (que es otra cosa y hasta en invierno fascina). El caso es que pasamos un buen rato y vimos caballitos y flamencos.

He podido probar el horno de casa, y funciona muy bien. A parte un pequeñísimo
accidente con una pizza, cuyos restos me tocará limpiar hoy con espátula de adamantium, tengo muchas ganas de probar a preparar alguna tarta o pan. Por cierto, ha salido este libro, maravilloso, que quiero comprar cuanto antes y hacer máDSC_0473s bollos y cosas ricas.
Por cierto, si venís a Francia tened cuidado con la mayonesa: si queréis que sea mayonesa de verdad, que especifique “sin mostaza”. Porque aquí la mayonesa, si no, lleva mostaza. Siempre. Menos mal que me gusta, la mostaza…
Además, siempre relativo al tema-mostaza, pregunté un día que fui a comer con las compañeras que si me podían aconsejar algún uso de tan prestigiosa salsa francesa. La respuesta fue, en un 90%: “No me gusta la mostaza”. Será que son jóvenes (o rancias, o ambas cosas).

En cuanto a los papeles, voy a enviar pronto mi petición para tener el número de la Seguridad Social, que como os comenté, tarda “solo” unas 7 semanas en tramitarse. El consulado de Marsella todavía no me ha contestado, así que supongo que ya estaré bien en el registro del AIRE. Y hasta el año que viene no quiero saber nada más de papeleos!

En último, los gatos están bien, comen como si no hubiera un mañana y están aprendiendo a aventurarse a la terraza. Bolita ha descubierto la ventana, y muchos recovecos en los cuales meterse a dormir (y mirarnos mal).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s