11/22/63

Lee

Pues me ha gustado.

Vamos a ver de qué va el libro, sin entrar en demasiados espoileres.

Jake Epping es profesor y vive en Lisbon Falls, un poblacho como hay mil.
Su historia está contada en primera persona.
Al, que yo me imagino parecido al Alfred de Happy days, tiene un diner, y en su diner hay una despensa. En la despensa, hay un agujero espaciotemporal que te lleva al año 1958. Siempre y concretamente a la misma hora del mismo día de 1958. Cuando vuelves de tu viaje al pasado, siempre han transcurrido dos minutos exactos.

Alfred
Así me lo imagino yo a Al…

Haciéndola breve, el pobre de Al se está muriendo, acaba de pasarse varios años en el pasado y ha tomado una decisión: el agujero ese está ahí para que Al y Jake intervengan sobre el mismo. Concretamente, el señor tiene un proyecto muy ambicioso en mente: salvar a JFK.

Así que el bueno de Jake coge y se muda al pasado. Con esto ya os habéis hecho una idea sobre la trama de esta novela, y no os pienso contar una palabra más. Considerando además que se trata de un libraco de esos que puedes usar como arma para defensa propia, podéis imaginar que hay muchos detalles que he dejado a un lado. Para convenceros de que os leáis el libro, de todas maneras, os propongo las cinco cosas que más me han gustado de él:

  1. Jake Epping, el prota. El narrador está en primera persona, cosa que no me suele gustar. Pero la verdad es que Jake es muy simpático, es buena gente y no tiene ningún secreto triste en su pasado: es un pobre profesor al que el destino le juega una tirada muy curiosa.
  2. La ambientación histórica. Los bonitos años 50, en los que discurre casi toda la narración, son una época en la que la gente es siempre amable contigo y todo sabe más rico que en la actualidad. La gente negra tiene que ir a una escuela para ellos solos. Todo el mundo tiene mucho miedo de lo que pueda ocurrir si Estados Unidos y Rusia llegan a las manos. Jake vive y disfruta en este momento histórico como no puede en el presente.
  3. “Qué ocurre si cambias el pasado” o las leyes del espaciotiempo. No puedo describir más en detalle el tema, porque entraríamos en un momento espóiler muy grande, pero que sepáis que todo tiene su significado y su razón de ser.
  4. Lee Harvey Oswald. Para nuestros padres, abuelos o bisabuelos, lo de JFK probablemente fue algo que les marcó, un poco como a nosotros lo del 11/09. Es verdaderamente fascinante conocer (aunque sea de manera ficticia, claro), al personaje este (siempre que quisiéramos creernos que fuera él el único culpable de la muerte de Kennedy). Esta parte de ficción histórica es lo que más me ha gustado de 11/23/63. No hablo solo del contexto de Tejas de los años ’50, sino la labor de investigación que antes King y luego Jake realizan sobre este personaje tan peculiar, y del que tanto se ha hablado. De él y de Marina, su mujer.
  5. Los lugares en los que vive Jake, tan distintos y con personalidad propia. Ayudan a que el cuadro se haga más detallado y aportan matices al tono del libro. Ahora. No me pidáis que viaje a Dallas, nunca.

Y esto es todo chavalada. Es un muy buen libro de Stephen King y os lo aconsejo si os gustan las novelas históricas (ojo, que sigue siendo King, no os despistéis. SIEMPRE HAY MONSTRUOS).

El final seguramente le haya parecido decepcionante a mucha gente, pero el sr. King me ha entretenido tanto en el camino que no me ha importado en absoluto.

Y como os veo preguntando, esta es “Into the Mood”:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s