Trabajar en Italia / Trabajar en España

 El trabajo, esa cosa.

Trabajo para una empresa multinacional, aquí en España, pero para Italia. Es un tanto líoso, lo admito, pero me permite cada día trabajar y enfrentarme a dos formas distintas de hacer las cosas, por mucho que los italianos y españoles se digan “primos hermanos”. He aquí un resumen de mi experiencia.

Los Italianos toman muchos cafés. Tienen que ser cafés muy largos porque se están fuera medias horas enteras.

Los españoles saben hacer como que trabajan con gran maestría, cuando en realidad están mirando el Internec.

Los italianos son impuntuales.

Los españoles no conocen el concepto de orden.

Los italianos son cuadriculados, más de lo que cabría esperar de ellos.

Los españoles son muy poco formales.

Los italianos a veces al pedir un favor, contestan “pregúntaselo a tu jefe”.

Los españoles no conocen el concepto de orden. Ah, no. Esa la he dicho ya, pero es bueno repetir.

Los italianos hacen muchos chistes sexuales.

Los españoles también.

Los italianos tienen procedimientos hasta para ir al toilette.

Los españoles tienen un inglés un tanto cojo.

Los italianos también tardan mucho cuando van al baño.

Los españoles salen pronto los viernes.

Los italianos tienen tardes de viernes que parecen martes por la mañana.

Los españoles tienen tantas fiestas que pa que.

Los italianos trabajan mucho (pero si quitas los descansos para el café, igual curran menos que los españoles).

A los italianos los despides menos fácilmente (o eso parece decir la ley).

Los españoles, por muy raro que parezca, son más ruidosos que los italianos.

Los italianos son muy sutiles en saltarse las reglas. Más bien, en moldearlas a sus propios propósitos.

Los españoles dan mucha importancia a las actividades sociales.

Los italianos siempre van con mucho estilo. Eso es así, asumidlo.

Los españoles compran muchos desayunos para los demás.

Los italianos miran con profundo repeluco el café con leche y la tostada (“por qué no hay más bollos que esto?”) del bar de abajo. Con razón, diría yo.

A los españoles les gusta mucho cotillear.

A los italianos también, pero hacen como que no les importa.

A los españoles les encanta comer (el tiempo invertido en comer, nunca es desperdiciado).

A los italianos también.

Los españoles no tienen prisa para arreglar y mirar las cosas.

Los italianos, para conseguir algo, pueden estarte encima como un sabueso hasta consumirte (y escupirte) como un hueso ya mascado.

A los españoles les gusta la pizza con piña.

A los italianos les das una pizza con piña y te la tiran a la cara, esperando que esté ardiendo y que te deje quemaduras de primer grado (esto no tiene mucho que ver con el trabajo, pero es una gran verdad).

Españoles (de Madrid) e italianos (de Milán) sí que son primos hermanos cuando hay que discutir de fútbol.

Anuncios

3 comentarios en “Trabajar en Italia / Trabajar en España

  1. Los italianos que no viven en Italia también comen la pizza con piña! Lo he visto con mis ojos (y quiza’s con mi boca…) 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s