Mis lugares favoritos: Isola d’Elba

Ayer, mientras escribía sobre el futuro viaje a Toscana, me di cuenta de que llevo ya 25 entradas y todavía no he hablado de uno de mis lugares favoritos del planeta (hasta ahora, por lo menos).

Probablemente a vosotros, queridos lectores, Elba os suene sólo por Napoleón (si eso), y por su cercanía con la literaria Montecristo (la del conde, sí). Elba está en un parque natural marítimo, que incluye también más islas como la ya citada Montecristo y Pianosa, conocida por ser tan plana como el nombre indica y por su cárcel de máxima seguridad (escápate de aquí, chico, que Alcatraz no nos llega ni a los pies).

Es un lugar que ha acompañado toda mi vida, desde antes que naciera hasta hoy mismo. Es probable que mis padres me hayan concebido estando de vacaciones a lo hippie en una tienda de campaña cerca de Capoliveri, y la última vez que estuve ahí fue el año pasado. No soy muy de naturaleza y de playa pero esta islita, a la que se da la vuelta en un par de horas, siempre me ha encantado con sus montañas, sus valles y sus calas.

La zona que mejor conozco es la de Capoliveri y Porto Azzurro: el primero es un pueblo agarrado a la cima de una colina, dominando la zona. Se dice que los elbanos cuando Napoleón fue al exilio a la isla pasaran completamente de él, sin presentarle el menor respeto: me lo creo. La gente de Toscana es directa y a veces brusca, y es lo que les hace tan encantadores y “salaos” al mismo tiempo. El pueblecito tiene unas vistas preciosas, y unos restaurantes más interesantes aún. Pescado fresco y cocina tradicional toscana, sana y rica, regada con tintos también de la región. La fiesta de la “Cala dell’Innamorata” es en julio, y es altamente recomendable asistir, es una tradición antigua y se desarrolla entre el pueblo y la cala: hay un desfile con trajes típicos, que es bonito sin resultar cutre, y acaba con una competición de barcas a la luz de las velas que iluminan la cala entera.

Porto Azzurro está acurrucado en una cala, en la orilla del mar. Es más “típico-pueblo-italiano-a-lo-dolce-vita”,  pero (y precisamente también por eso) no le falta encanto. En las calles estrechas puedes comprar todos los souvenirs isleños que te hagan falta por precios (no) contenidos. Soy más partidaria de una buena cena en Capoliveri, pero aquí también se pueden  encontrar restaurantes de muchos tipos y para todos los bolsillos.

En cuanto a playas,  hay para familias y hay calas escondidas a media hora andando. Ambas merecen la pena, pero olvidaros de las comodidades de una ducha. El Lido de Capoliveri es la playa más “familiar”, en la que podréis encontrar varios restaurantes casi en la orilla de la playa en los que sirven pescado fresquísimo además de comida de todo tipo, a mezclar con arena y salitre. Aconsejo acercarse de noche, es un ambiente muy agradable y relajante. Aconsejable una excursión también a Punta Sant’Andrea, donde no hay playas sino sólo rocas planas gigantes en las que tumbarse y freírse al sol.

Podría seguir con este post muchas líneas más: no os he contado de las villas napoleónicas, ni de las posibilidades de excursión al monte o al lago salado, ni de los otros pueblos y playas, ni de los olores fuertes y mediterráneos de la isla. No lo he hecho por dos razones: la primera, que quiero que vayáis y lo veáis por vuestra cuenta. La segunda, que estamos en enero y me están entrando muchas ganas ya de verano, mezcladas con depresión porque anda que no queda invierno casi…

Así que vuelvo a envolverme en mi manta, cojo mi té, enciendo la minibomba de calor de los chinos, y os dejo fantaseando sobre esta perla del Mediterráneo.

Anuncios

3 comentarios en “Mis lugares favoritos: Isola d’Elba

  1. He paseado por esas pequeñas calles, con miles de olores que
    me envolvían de sensaciones fantásticas!!
    He conocido calas unicas de Elba , descubriendolas con la ayuda
    de un peuqeño barco !!
    Y sin duda resaltas la esencia de esa magnífica isola .

    Un placer.

  2. Pues… Si te digo la verdad todavía no he encontrado un sitio que me pareciera tan perfecto y tan bonito. Si fuera rica, te aseguro que estaría escribiendo estas líneas desde ahí, mirando el mar (igual, en la lejanía, vería la Costa Concordia, ajem, ajem).
    Nos deseo a los dos que volvamos pronto a cruzarnos con algún que otro sitio tan bonito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s